fbpx

Los repartidores de costes de calefacción son dispositivos de medición que recogen la información del calor que emite cada radiador en una vivienda, permitiendo transformar un sistema de calefacción centralizada en columna en calefacción central individual.

Están formados por: una carcasa, dos sensores, una fuente de alimentación, una pantalla, los elementos de instalación y un precinto. El sello o precinto tiene la misión de proteger la unidad contra manipulaciones no autorizadas. Y es que los repartidores de costes no se pueden ni se deben manipular.

¿Cómo funcionan estos dispositivos? Uno de los sensores del aparato mide la temperatura que desprende el radiador sobre el que está instalado. El otro sensor mide la temperatura ambiente de la habitación. El repartidor de costes empieza a medir consumos cuando la diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4° C (en verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC).

Cuanto más elevada sea la diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y la del ambiente, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado y, por tanto, el consumo será mayor.

La información que recogen se transmite mediante radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que gestiona la empresa encargada, para posteriormente realizar la facturación.

 

¿Qué ventajas tiene utilizar repartidores de costes?

  • Son muy sencillos de instalar porque no requieren obras. Se instalan sobre el radiador, normalmente mediante simples tornillos de sujeción.
  • Son pequeños y estéticamente agradables, sin cables ni elementos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.
  • Son cómodos. Las principales empresas instaladoras y de servicios ofrecen la instalación y el correspondiente servicio de estos dispositivos sin grandes inversiones, por medio de contratos de alquiler.
  • Mayor flexibilidad. Al medir los consumos de forma individual, el usuario podrá elegir la temperatura que desee en cada momento, mediante el uso de válvulas termostáticas en cada radiador.
  • Mayor concienciación en el uso de la calefacción. Esto se traduce en una reducción del consumo. Al ser conscientes del gasto individual de su vivienda, los usuarios se concienciarán y optimizarán el uso de su sistema de calefacción evitando derroches.
  • Según un estudio, la medición individual del consumo de calefacción permite alcanzar ahorros de hasta 200€ por tonelada de CO2.