La refrigeración evaporativa ha sido capaz de adaptarse a las nuevas exigencias del entorno y de los recursos naturales disponibles. A partir de la utilización del agua como refrigerante, torres y condensadores proporcionan un alto ahorro energético y una reducción generalizada en los costes frente a sistemas similares, todo ello de forma sostenible y favoreciendo la reducción de efectos nocivos para el medio ambiente.

Estos equipos utilizan el agua como principal elemento del proceso de refrigeración. El uso que hacen de la misma forma parte de su ciclo hidrológico natural, en concreto en la evaporación.

Son varios los elementos que favorecen la reducción del consumo de agua y su aprovechamiento:

  • El 98% del agua que se usa en las torres de refrigeración es reutilizada, quedando un 1% para la evaporación y 1% para la purga.
  • Estas instalaciones requieren menor energía y, en consecuencia, consumen menos agua de origen en la producción de energía eléctrica necesaria para su funcionamiento, frente a alternativas similares.
  • En su proceso de funcionamiento evaporan una pequeña cantidad del agua utilizada (un 1% del caudal total de agua por cada 7ºC de refrigeración) y otra se evacúa para la concentración de sales.
  • Por lo tanto, la posible cantidad de agua perdida por arrastre no es significativa y la salida de aerosoles no tiene importancia práctica si se siguen las normas en cuanto a la calidad de los separadores de gotas y el correcto montaje y mantenimiento del equipo.
  • La calidad del agua queda garantizada por el control y mantenimiento al que estos equipos se someten de forma periódica.

Ventajas de la refrigeración evaporativa

En resumen, esto es todo lo que aporta la refrigeración evaporativa en la lucha contra el cambio climático:

  • Reducción de emisiones: los equipos de refrigeración evaporativa basan su funcionamiento en la utilización del agua para generar frío, garantizando su calidad, reutilización, reducción de su consumo y mejor aprovechamiento. El agua no aporta emisiones de CO2 y se minimiza el efecto invernadero al limitarse las emisiones de CO2 indirectas gracias al ahorro de energía eléctrica consumida, y directas, por el menor riesgo de fugas de gases refrigerantes.

 

  • Ahorro energético: los equipos de refrigeración evaporativa generan un ahorro energético superior a otras alternativas, por lo que su uso es recomendable en aquellas industrias que necesitan frío en sus procesos de fabricación. El consumo energético se reduce gracias a la eficiencia del proceso y el alto rendimiento energético que ofrecen los equipos de refrigeración evaporativa, ya que, en comparación con alternativas similares, la energía empleada para la evacuación del calor o para el proceso de refrigeración es baja, y también el consumo de los motores de ventilación es inferior.