fbpx

Es posible que hace unos años pareciera un sueño imposible de realizar, pero ya es real. No depende de las compañías de suministros de agua, luz o gas para lograr energía, por lo que no se pagan facturas. Pero, ¿qué es una casa autosuficiente y cómo podemos conseguirla?

Una vivienda autosuficiente es aquella capaz de autoabastecerse por sí sola de energía y agua, de manera que puede funcionar de forma autónoma y no depender de las redes de suministro de pago como las de agua, luz o gas.

A continuación, os proponemos 5 consejos para tener una casa autosuficiente y autónoma que sea un ejemplo de ahorro y de cuidado del entorno:

Orientación de una casa autosuficiente

Uno de los factores que más va a influir en que una casa sea autosuficiente y en que se ahorre energía, es la orientación. Si la casa está orientada hacia el sur podremos aprovechar al máximo la energía solar a través de placas solares y colectores. Por lo que respecta a la orientación norte, debemos evitarla tanto en la orientación de la casa como en la colocación de ventanas para evitar que la casa pierda temperatura en invierno.

 

Colocación de ventanas

En relación a la orientación de la vivienda es importante también tener en cuenta el lugar en el que se coloquen las ventanas, puesto que como decíamos anteriormente, en la cara norte de la casa debemos evitar la colocación de ventanas para impedir que se escape el calor en invierno y, sin embargo, en la cara sur, debemos aprovechar para poner las ventanas y aprovechar el calor del sol durante el día.

Entorno

Lo que haya alrededor de la casa va a afectar mucho en su aislamiento. Por ejemplo, si hay árboles de hoja caduca en verano protegerán la casa del sol bajos sus hojas y sus ramas, y en invierno dejarán pasar el sol para calentar la casa. De esa forma se consigue un ambiente más fresco en verano y más cálido y acogedor en invierno.

 

Fuentes de energías renovables

Las fuentes de energía que utilicemos para lograr una casa autosuficiente son también esenciales para que podamos dejar de pagar facturas de la luz, del agua y del gas. En este sentido, hay numerosas opciones que podemos considerar como la energía solar fotovoltaica, geotérmica, eólica, las calderas de biomasa, los generador de biocombustible o la energía solar térmica. Casi todas ellas tienen varias aplicaciones (agua caliente y calefacción, por ejemplo) por lo que son una buena opción para lograr la autosuficiencia.

Por otro lado, por ejemplo, podemos instalar una cocina de biogás o solar, puesto que puede utilizar energía que proceda de nuestro jardín o biomasa natural de empresas que la vendan (en este caso ya no sería una casa completamente autosuficiente). Por lo que respecta al agua, es aconsejable depurarla para hacerla apta para el consumo humano o reutilizarla según su nivel de polución.

Aislamiento

Una casa que utilice energías renovables y que esté bien orientada no logrará ser completamente autosuficiente si no está correctamente aislada. En el momento de la construcción de la casa, es fundamental la elección de materiales para lograr ahorrar energía. Las calidades de cada elemento de la construcción y sobre todo de la carpintería y cristalería, son un factor clave para tener una casa autosuficiente.

Cumplir todos los requisitos para lograr una casa autosuficiente puede ser complicado y requerir una inversión inicial elevada, pero con el paso del tiempo el ahorro va a ser muy importante y los beneficios para el medioambiente serán evidentes. No se trata sólo de ahorrar, sino de construir casa que se adapte al entorno y que utilice lo que ese entorno ofrece a su favor, cuidando la naturaleza y disfrutando de todas sus virtudes.

 

Si necesitas más asesoramiento en concreto, no dudes en confiar en ITC.